Van contra caída estacional de empleo con campaña para evitar despidos “irregulares”

El gobierno federal inició una campaña, a través de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), para evitar que los patrones cancelen plazas laborales en el mes de diciembre con la intención de recontratarlas en enero, bajo el argumento de que es una práctica que rompe con los derechos laborales de los trabajadores.

En promedio, durante los meses de diciembre de la última década se han cancelado 277,000 puestos de trabajo, aunque el año pasado se alcanzó un nivel récord de 382,210 despidos, cifra que representó 53% de las contrataciones netas realizadas de enero a noviembre de ese año (724,287 plazas). Ese porcentaje fue mayor en 17 puntos porcentuales respecto del nivel del 2018, cuando se observaron 387,561 despidos, luego de contabilizarse un millón 39,471 contrataciones de enero a noviembre.

De acuerdo con la autoridad federal, al menos la mitad de los trabajadores despedidos en diciembre del año pasado fueron recontratados al inicio del 2020, “lo que da cuenta de las malas prácticas que se presentan, sólo para cortar la antigüedad de los trabajadores”.

La campaña del gobierno, en la que participan conjuntamente el IMSS, el Infonavit y la STPS, incluye llamadas a los centros de trabajo de grandes empleadores, así como el envío de cartas para que eviten cancelar el empleo al cierre de diciembre del 2020, si bien se esperan semanas complicadas debido a la vuelta de medidas de confinamiento ante el repunte en el número de casos de Covid-19.

“El gobierno de México ha identificado a patrones que durante el mes de diciembre están dando de baja a sus trabajadores ante el IMSS e Infonavit, mismos que históricamente son recontratados en enero del siguiente año. Las bajas injustificadas impactan negativamente en la continuidad de los derechos laborales, de seguridad social y de vivienda de los trabajadores”, indica un comunicado conjunto.

En este, detallaron que de los 382,210 puestos de trabajo dados de baja entre noviembre y diciembre del 2019, 65% correspondían a trabajadores registrados como permanentes, a pesar de que un argumento esgrimido por los empresarios para justificar la caída del empleo, es que se trata de puestos de trabajo de carácter eventual.

Las bajas no son todas por outsourcing

De acuerdo con firmas de recursos humanos consultadas, el despido estacional de trabajadores que están registrados ante el IMSS no es una práctica exclusiva de las empresas que utilizan la subcontratación laboral (outsourcing), como popularmente se cree.

En el 2019 el sector que tuvo más despidos entre noviembre y diciembre fue el de la construcción -que prácticamente no utiliza subcontratación laboral-, con 121,153 trabajadores dados de baja por obras temporales. Le siguió el sector de industrias de la transformación (110,565 despidos), servicios para empresas y personas (53,241 bajas), servicios sociales y comunales (53,241 bajas) y el comercio (49,286 despidos).

A nivel geográfico, hubo despidos en 30 de las 32 entidades federativas del país, concentrándose la mayor cantidad en los estados de: Ciudad de México con 70,765; Nuevo León con 38,916, y el Estado de México con una cancelación de 37,438 plazas.

Las autoridades laborales informaron que “la STPS, el IMSS y el Infonavit, enviamos cartas a los patrones que identificamos pudieran haber incurrido en estas prácticas, con el propósito de que revisen si el manejo de su plantilla laboral, se encuentra acorde al marco normativo vigente, y eviten realizar acciones que afecten los derechos de sus trabajadores mediante la elusión ilegal de las obligaciones en materia laboral y de seguridad social”.

Ricardo Martínez Rojas, especialista laboral del despacho D&M Abogados, comentó que si bien las acciones que ha tomado la autoridad laboral van en línea con el acuerdo que firmaron en semanas pasadas empresarios y sindicatos para regularizar la subcontratación laboral, “se vuelve un asunto muy complejo, sobre todo cuando volvemos a estar en semáforo rojo, que implica confinamiento, y tomar nuevos acuerdos con los trabajadores para poder mantener el empleo”.

El cierre de año trae un panorama complicado para muchos empleadores, además, la autoridad federal dejó en claro que el incumplimiento de obligaciones laborales y de seguridad social traerá consecuencias legales que pueden poner en riesgo las finanzas de las empresas e incluso llevar a los patrones a enfrentar responsabilidades de tipo penal y administrativo, afirmó el abogado.

FUENTE: EL ECONOMISTA

Comments 0

Deja un comentario

WhatsApp ¡Contáctanos por WhatsApp!