Neurodivergencia: el pilar poco conocido de las grandes empresas

La neurodivergencia es un aspecto conocido por algunas grandes empresas que les ha redituado en creatividad en cada uno de sus procesos, y por tanto, en éxito.

Se trata del conjunto de condiciones como dislexia, dispraxia, déficit atencional con hiperactividad (TDAH) o que pertenecen al espectro autista. Aunque para los más conservadores esto significa problemas con qué lidiar, para las empresas más inteligentes y que han descubierto su potencia, se convierte en un estilo de trabajo que les da como resultado innovación.

La creatividad y la innovación son dos aspectos que no se pueden comprar por sí solos, algo que todos quieren tener pero que pocos pueden conseguir. Pero algunas firmas han encontrado como constante en tener empleados con neurodivergencia, que el resultado siempre los sorprenda.

Es el caso de David Joseph, director ejecutivo de Universal Music UK, una de las mayores empresas discográficas de la región, quien incorpora en su empresa talentos tan diversos como neurodivergencia.

También la Oficina Central de Comunicaciones del Gobierno Británico (GCHQ), destaca que en su equipo existe una “mezcla de mentes”. Es decir, tienen empleados con estas distintas capacidades y ha funcionado a la perfección. “Sin neurodiversidad, no seríamos GCHQ”, señaló en un comunicado la agencia de de inteligencia y seguridad encargada de proveer información al gobierno y las fuerzas armadas del país.

Sin embargo, es revelador un estudio del Instituto Certificado para las Personas y el Desarrollo del Reino Unido (CIPD), que destaca que el 72 por ciento de los empleadores británicos ignora la neurodiversidad en las políticas de la empresa.

Esto deriva en se excluye de la gestión de personal y al no detectar posibles casos, además de que se convierte en un infierno para los empleados, las empresas dejan pasar oportunidades de desarrollo y crecimiento para ambas partes.

El CIPD estima que alrededor del 10 por ciento de la población es neurodivergente en alguna manera. Por ello, la mayoría de las empresas se estarían perdiendo beneficios asociados a la neurodiversidad. Y es que sus características les brinda habilidades únicas, como el pensamiento sistemático y fortalezas matemáticas. Por ello, sectores como el de las Tecnologías de la Información se beneficiarían con trabajadores neurodivergentes.

Integración de neurodivergencia

Los colaboradores con estas características suelen preferir la privacidad y centrarse en una actividad con tal concentración que olvidan al resto, lo que los hace más productivos y veloces, aunque generalmente sus habilidades sociales son su mayor obstáculo. Las oficinas no suelen ser ideales porque al haber ruido y mucha gente, suelen pasarla mal y cuando se toman un momento para otra actividad, una vez que acabaron rápidamente la que se les asignó, pasan tanto tiempo en ella que los directivos terminan pensando que son flojos.

Sin embargo, quienes han podido detectar las ventajas de esta práctica, no discriminando y colocando condiciones optimas para su desarrollo, terminan por buscar cada vez más a esta profesionales, sin dejar de lado a quienes no son neurodivergentes, sino complementando el ecosistema en pro de la compañía.

No es complicado adaptar los espacios solo habría que contar con audífonos que bloquean el sonido ambiente o programas de computación que traducen de voz a texto o viceversa, además de otras particularidades en la forma de ordenar el espacio, la luz y los mensajes.

Pero en medio del confinamiento, incluso puede ser una ventaja que cada uno labore desde su espacio, concentrándose en los resultados, que al final es lo que más importa a las empresas. Para muestra los procesos de Google, que incluso son objeto de hilarantes videos, pues sus colaboradores trabajan de formas tan diversas y relajadas, que los más conservadores no consiguen concebir esto como una forma de trabajo, pero eso mismo decían del home office.

FUENTE: Merca2.0

Comments 0

Deja un comentario

WhatsApp ¡Contáctanos por WhatsApp!