Covid-19 pronuncia la crisis en la industria de la construcción

Durante el primer mes de contingencia sanitaria en Méxicose registraron caídas importantes en el valor de la producción constructora y el total de ocupados dentro del sector. 

En marzo del 2020 el valor de la producción se contrajo 2.0% en relación con febrero, mientras que el personal ocupado se achicó 2.2%, de acuerdo con cifras desestacionalizadas de laEncuesta Nacional de Empresas Constructoras del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

Estas cifras se suman a la tendencia negativa que ya presentaba el sector antes de la llegada del Covid-19, con estos resultados el sector suma 12 meses consecutivos con números rojos en su valor de producción y 3 meses con caídas en su total de empleados y obreros.

El valor de la producción constructora, de hecho, está tocando niveles mínimos desde que existen registros (2006).

Los sectores más afectados en términos de valor de producción fueron el de obras de electricidad y telecomunicaciones con una contracción de 6.7% mensual en el valor de su producción. Sólo en este mes, también les fue mal a las empresas dentro de los sectores de obras de edificación (construcción de complejos habitacionales, comerciales e industriales) y el de obras relacionadas con el transporte y la infraestructura con caídas de 2.4 y 2.3% respectivamente.

Análisis interanual 

La industria de la construcción presentó un mes más bajas importantes en su producción total y en el número de trabajadores. Los efectos de la emergencia sanitaria se pueden comenzar a observar en este lapso de inicio, sin embargo, los expertos y analistas sugieren que los efectos reales de la pandemia se observen en los siguientes dos meses del 2020. 

En su comparación con marzo del año pasado, el valor de la producción total constructora fue 17.1% y el total de trabajadores en el sector se contrajo 13.8 por ciento.

Reactivación económica 

El sector construcción es uno de los que enfrentaron un menor lapso de suspensión de actividades en relación con otros sectores. Sus operaciones se tuvieron que parar partir del 1 de mayo, como medida de las autoridades sanitarias para contener la propagaron del virus. A mitades de mayo se integró al sector de la construcción entre las actividades esenciales y se le permitió comenzar su proceso de reactivación a partir del 1 de junio siguiendo todos los protocolos de seguridad e higiene.

FUENTE: EL ECONOMISTA

Comments 0

Deja un comentario

WhatsApp ¡Contáctanos por WhatsApp!